ESCENARIO DE LOS CONTENIDOS CULTURALES EN LA RED

La circulación de Contenidos Culturales.

Los amigos de Recursosculturales.com han publicado un reciente estudio que escenifica el actual crecimiento tanto de infraestructura tecnológica como del consumo de contenidos culturales en el entorno digital en la Argentina.

El creciente avance tecnológico ha revolucionado la circulación de la
información a través de las Tecnologías de la Información y
Comunicación (TIC). A pesar de que no existe una definición acabada y
consensuada, podemos pensar las TIC como el conjunto de recursos
necesarios para manipular información y contenidos (incluidos los
culturales): computadoras, software y las redes necesarias para
almacenarlos, administrarlos y transmitirlos (telefonía móvil, Internet,
etc.).
El escenario tecnológico actual puede caracterizarse  por las
facilidades que ofrece en relación a la creación y distribución de
contenidos, por el aumento de la cantidad de usuarios con acceso a una
mayor y mejor conectividad y por los usos que éstos le dan a esos
contenidos y herramientas.

Bienes TIC

Una manera de aproximarnos a este contexto donde convergen las TIC y
los contenidos culturales es analizar la penetración de algunos bienes
TIC en Argentina: Internet, computadoras, y teléfonos celulares.

Bienes TICS

Acceso a Internet y banda ancha

En lo que hace a conexiones de Internet, particularmente de banda
ancha –un elemento clave del nuevo paradigma digital-, Argentina
evidencia un crecimiento exponencial en los últimos años: entre 2011 y
2013, las conexiones residenciales de banda ancha crecieron 56%, y hoy
representan 99,7% de las conexiones totales. En 2004, la banda ancha
representaba tan solo 23% de las conexiones residenciales (1).
El crecimiento en las conexiones de banda ancha responde en su mayor
medida al crecimiento de la categoría “wireless, satelital y otras
conexiones”, que consiguió una variación del 91% entre 2011 y 2012 (2).
Puede inferirse que la explosión en las ventas de smartphones y otros
dispositivos portátiles con acceso a Internet ha tenido un rol esencial
en este proceso.

Acceso a Internet y Banda Ancha

Consumo cultural a través de las TIC

Las TIC intervienen en el sector cultural de diversas maneras: de
forma instrumental (digitalización de productos culturales analógicos);
informativa (como canal de comunicación entre productores y
consumidores); facilitando la creación de redes entre distintos sectores
culturales; posibilitando la creación de formatos con contenidos
culturales orientados especialmente a estos nuevos medios y permitiendo
la apropiación y transformación de estos contenidos por los usuarios.
Frente a este panorama cambiante la pregunta es: ¿cuál es la relación
que establecen los individuos con los contenidos culturales a partir de
la incidencia de estas nuevas tecnologías?

Consumos de contenidos digitales

La Encuesta Nacional de Consumos Culturales publicada por el SinCa
nos brinda una aproximación a esta respuesta. Según ésta, la penetración
de la cultura digital (definida como el uso de al menos un soporte o
dispositivo digital  para cualquier industria cultural) es alta,
alcanzando el 69% de los argentinos. Esto está directamente relacionado
con la extensión de uso de la PC y la penetración de Internet, pues los
usuarios con  acceso a este dispositivo, suelen transformarte en
consumidores de algún tipo de cultura digital.
El consumo digital de la música es el más difundido, siendo
importante para tal fin el uso de dispositivos digitales portátiles
(celulares y reproductores de MP3 y MP4).  La extensión de este consumo
(casi la mitad de los argentinos descargó música de la web al menos una
vez),  es asociable por una parte a que la escucha de música es una
práctica universal en nuestro país (solo un 1% de la población nunca
desarrolló la costumbre de escuchar música). Por otra parte, los
contenidos musicales ofrecen aún mayores facilidades para su descarga e
intercambio que otro tipo de contenidos (ver estudio La industria de la música en la CABA
publicado por el OIC). En lo que respecta a la radio, la conexión con
dispositivos móviles va ganando terreno: más de un tercio de la
población emplea el celular para escuchar radio.
Los contenidos audiovisuales presentan menores ventajas relativas
para el consumo a través de las TIC, ya que aparecen aún poco
funcionales para los aparatos digitales portátiles por diversos motivos
prácticos, entre ellos la mayor velocidad de banda ancha necesaria para
su descarga.
El consumo menos extendido ese el de libros en formato digital. Si
bien la lectura a través de Internet del diario, los blogs y las
revistas digitales crece sostenidamente y puede que resten consumidores
al mercado editorial de publicaciones periódicas en papel, el libro
electrónico apenas es consumido en el país y está muy lejos de competir
con el libro tradicional.

Consumos de contenidos digitales

Producción de contenidos digitales

El nuevo paradigma digital implica transformaciones también en la
forma de producir los contenidos. En este sentido es útil recoger los
resultados del reciente estudio llevado a cabo por el OIC junto a la
UNTREF: “Convergencia y Nuevos Contenidos Audiovisuales”.
El 55% de los productores encuestados realizaron nuevos formatos y
contenidos para nuevos medios.  Las productoras pequeñas y las más
“jóvenes” son las que en mayor medida incursionan en este tipo de
contenidos: 7 de cada 10 empresas con menos de 5 años de antigüedad
realizan contenidos para nuevos medios.

Conclusiones

No caben dudas del impacto creciente que tienen las TIC en los
hábitos sociales y culturales y por lo tanto en la circulación de y el
acceso a los contenidos culturales. Sin embargo, resta acortar las
brechas sociales y geográficas que aún persisten en términos de acceso.
Más complejo de dimensionar son las disparidades existentes en términos
de competencias y destrezas necesarias para la adquisición de
conocimiento a través de las TIC.
En cuanto a los consumos, el grado de extensión de los mismos es
dispar dependiendo de los determinantes tecnológicos (velocidad de la
conexión por ej.), las características de los distintos contenidos y las
valoraciones e imaginarios asociados a los bienes que le dan soporte.

(1) Fuente: OIC (GCBA) sobre datos del INDEC.
(2) Ibíd
(3) Recursos Culturales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *